Enrique González Rojo Arthur y Santiago Solís

Un día cualquiera de 1959 o de 1960, el escritor José Revueltas y el dibujante Héctor Xavier salieron del edificio Asís, ubicado en la calle de Holbein 191, donde cada uno tenía su departamento. Luego de haber tomado unas copas de vino, se habían encaminado hacia el jardín Luis G. Urbina, conocido por todos como Parque Hundido; llevaban el noble y urgente propósito de comer unas tortas. Ahí, un perro famélico los conmovió. “Este perro lleva una vida de perro”, dicen que dijo Revueltas y le aventó una migaja. La indignación por la vida de cánido que llevaba el pobre mamífero creció, a grado tal que los artistas le dieron el resto de sus tortas recién compradas. Al ver que los perros callejeros se reunían velozmente para disputar el alimento, Revueltas, subido en un promontorio del parque, tomó por asalto la palabra…

Discurso de José Revueltas a los perros del Parque Hundido

$120
Discurso de José Revueltas a los perros del Parque Hundido $120
Entregas para el CP:

Opciones de envío

Enrique González Rojo Arthur y Santiago Solís

Un día cualquiera de 1959 o de 1960, el escritor José Revueltas y el dibujante Héctor Xavier salieron del edificio Asís, ubicado en la calle de Holbein 191, donde cada uno tenía su departamento. Luego de haber tomado unas copas de vino, se habían encaminado hacia el jardín Luis G. Urbina, conocido por todos como Parque Hundido; llevaban el noble y urgente propósito de comer unas tortas. Ahí, un perro famélico los conmovió. “Este perro lleva una vida de perro”, dicen que dijo Revueltas y le aventó una migaja. La indignación por la vida de cánido que llevaba el pobre mamífero creció, a grado tal que los artistas le dieron el resto de sus tortas recién compradas. Al ver que los perros callejeros se reunían velozmente para disputar el alimento, Revueltas, subido en un promontorio del parque, tomó por asalto la palabra…